lunes, 27 de febrero de 2012

EL PALACIO PERDIDO DE TORRELODONES.

Torrelodones es un municipio madrileño conocido por su famoso casino, pero es también un pueblo interesante de visitar para todo amante del senderismo y la naturaleza. La Sombra de Eratosthenes estuvo allí, y entre sus montañas pertenecientes al Parque Reional de la Cuenca Alta del Manzanares, Torrelodones guarda una interesante e intrigante sorpresa: el Palacio del Canto del Pico.

Torrelodones es un municipio residencial de la Comunidad de Madrid situado a 29 km de Madrid capital y es uno de los pueblos que señalan el inicio de la sierra de Guadarrama en su vertiente noroeste. En sus alrededores puede disfrutarse de un bello y tranquilo entorno natural, que especialmente hará las delicias de todos los amantes del senderismo en general, y de los enamorados de las montañas graníticas en particular.

Pero este bonito paraje esconde otros apasionantes secretos. Uno de ellos es el protagonista de este artículo: el Palacio del Canto del Pico.


Construído en 1920 como casa-museo, fue declarado en 1930 Monumento Histórico Artístico. Sin embargo, en la actualidad, abandonado a su suerte, ha sido incluído en la Lista roja de patrimonio en peligro, debido a su pésimo estado de conservación.


Este edificio posee una curiosa historia. Su autor, el conde José María del Palacio y Abárzuza, aseguró que eligió su lugar de emplazamiento por motivos de salud, ya que decía que en su posición se daban fuertes concentraciones de rayos ultravioleta, los cuáles se supone son positivos para la salud.


Pero el palacio tiene mucho más que contar. En él falleció el ex presidente Antonio Maura, cuyo espíritu, cuenta la leyenda, sigue visitando el lugar. Se precipitó por las escaleras en 1925. También fue sede del Mando Militar Republicano durante la Guerra Civil española, y residencia de verano del dictador Francisco Franco tras el fin de la misma.


Años después, en 1988, tras haber vivido en él la nieta del Generalísimo, María del Mar Martínez-Bordiú, junto a su marido por aquel entonces, el conocido periodista Jimmy Giménez-Arnau; Carmen Franco Polo, hija del dictador, vendió la finca a una compañía británica por más de 300 millones de pesetas. La empresa intentó revenderla años después, sin éxito, por 1.500 millones, tras fracasar en su intento por convertirlo en hotel de lujo. Y así pasaron los años hasta que un incendio en 1998 frustró definitivamente el futuro del palacio.



Actualmente, el edificio se encuentra tapiado para evitar que en él se introduzca la gente ante el peligro evidente de derrumbes, y tras haber sufrido actos vandálicos y de pillaje.


Pero además, en los alrededores se encuentran también abandonadas dos casitas bajas que poseen en su interior sorpresas de lo más esperpéntico (esqueletos de animales, por ejemplo) y hasta un coche abandonado que se halla destrozado. Y es que seguramente, en este enclave histórico, se encuentren guardados muchos secretos que quizá algún día se puedan dar a conocer. Mientras tanto, sólo nos queda disfrutar de las imágenes.
Esqueleto de una cabra hallado en el interior de una de las casas vecinas del palacio. La cabeza decapitada se encuentra en el coche abandonado. ¿Obra de algún ritual satánico?



3 comentarios:

  1. Muy bueno, Yo creo que esas casas abandonas eran las casas de la servidumbre que trabaja en el palacio y parte de una de esas casas era una granja donde tal vez serviría de aprovisionamiento, también lo creo porque esas casas están situadas dentro de la finca que tiene bastantes hectarias... A ver si adquiere el Ayuntamiento de Torrelodones con ese palacio y lo reforma y hace algo de utilidad para visitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo de investigación, como todos a los que nos tienes acostumbrados. Seguro que con el tiempo el Ayuntamiento de la localidad procede a restaurar el palacio y lo hace visitable a todos los curiosos, pero ahora, Iván, no está el horno para bollos.
    No sé cómo os atrevéis a hacer esas fotos cuanto menos inquietantes. Qué valientes.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen articulo acerca de la casa de Franco, que es como se la conoce en el pueblo. Yo he tenido el placer de acercarme por ahi, y si vas de noche da bastante miedo la verdad.

    ResponderEliminar